miércoles, 25 de febrero de 2015

LA GLORIA DE TODO FUTURO +1


En la imagen, el abandono de una obra bastante mala y jodida a la que decidí darle un final digno dentro de sus posibilidades: a su suerte, sobre meados de perro, al lado de unos contenedores de basura común. Siempre unida, sobre todo en orden.
 __________________________



LA GLORIA DE TODO FUTURO

En un mundo verdaderamente justo
todo ser humano debería poseer
un sótano con humedades
                 bajo llave

y más tiempo libre
menos horas de luz


saber venirse abajo
                              con menos aspavientos

porque
si lo que estáis buscando es una verdad,
yo puedo:
               tengo algo y zócalos huecos

(                                                               )
   puedes matizar aquí todo pormenor que consideres oportuno

ergo si de buena voluntad
—con sus hermosas humedades
a tus pies
               bajo el exquisito tormento de la total pleitesía—
hallarás en mí el primer huevo de tus insectos 
bendecido con la infinita frescura del porvenir

y un hombro en el que apoyar
                                               la cabeza
                                                              reseca
de tu primer círculo cerrado.

"El horror
                —me dijo alguien una vez—

                es como los flanes:

                                              —siempre hay sitio para
uno más".


___________________________


ESTATUS

Entre las buenas noticias
                                        mírame
                                      
todo peor que nunca y la supuesta promesa
de acabar lo que empecé
                                     
—lagunas en la memoria, en la ropa, entran
justo           cuando
                              se coge aire—

hay un gran trabajo aún por hacer

símbolos, pequeñas
amenazas que habrán
de servir
             como distracción

—nunca olvidar la noción de espectáculo—

tanta tierra por quemar
y esa sonrisa tuya, tan infinitamente fuera
         de contexto
con la que espero acabar arropando la carne
recién descompuesta
de ése tantas veces prometido
                                                     grand finale
sin el cual el sentido tan solo
podrá ser
                    mírame bien
                                              o incluso peor.




miércoles, 18 de febrero de 2015

domingo, 15 de febrero de 2015

2 MANERAS / VERSADAS EN NADA (ENE-FEB15)





ESA IRRECONCILIABLE ENEMISTAD CON TODO LO RELATIVO


Grados
               después
                                correcto, por supuesto—:
bastardos
de misma madre
                          como licuados indigentes en ultravigilia y aún
                         más desconsiderados
se nos ciñen
porque es tanto el cansancio, tan
                                                     intensivo

y nosotros con tan pocas medallas en la pechera.

Sin embargo, saberlo no
es
   inconveniente
lo que hace aún peor
                                 vivir bajo las uñas
                                 de una mano perdida en el agua
para la que nunca
                           habrá
                                    reposo.

Morir, tampoco (honestamente: para qué)

fesssdawa niiir gresssadade
          nussa e forrmeg yuiswa y qué más dará
si todo es de la misma sangre antigua
como un virus pasando
de dientes a dientes
                                escribiéndose sobre la primera
                                piel muerta
                                                  de la palabra.
         
                                          
_____________________________



 MISERICORDIA


El perro intenta cruzar la calle.
Que lo consiga
                        o no
                               es humo entre los dedos.

Lo que intento explicarte:

       me resulta sumamente complicado
       —por no decir imposible
       establecer diferencia alguna entre
                                                             el perro
                                                             la calle
                                                             el humo
                                                             los dedos

y bien
         (solo necesitaría) un poco de com-pren-sión
tan primorosamente como fuera posible despegar
mis despojos del
                           asfalto
                                     sobre el que has sellado tus ojos
                                     —hasta el último nervio, según veo—
y volver a casa
                        reptando
                                      contigo

olvidar
la forma es
                  llenar frascos enteros con lo irreparable es
                  mi causa
                                y callarme tú sabes cómo
                           
y bien
         no hay nada por lo que pueda alzarme de corazón.

         Todo lo gozoso es ya
                                       rumor infundado.

        (Inventar nuevas estructuras óseas)
   
                  cuando me creo en el Gran Silencio
                  en donde todos somos igual de sabios 
                  y cumplir así con esta jornada
                  como quien se orina encima
                  en busca del calor amniótico
                                                               de lo Absoluto.
                              



                               

miércoles, 4 de febrero de 2015

EXCLUSIF: YA PUEDES DESCARGAR "ONLY DOLOR", mi primer Long Play.


Esta es la portada.

No sé. Me siento... cómodo. Feliz, a mi manera. Y no solo por mi inherente inclinación a compartir mis fabulosas creaciones, a las que nunca dudo en etiquetar como #art, no vaya a ser que cuando la peñita gogglee no me vayan a encontrar por ahí, dando lo mío

Dichoso me hallo por haber descubierto, recientemente y de fully sopetón, mi talento natural para la (des)composición musical. Y, dentro de ésta, en concreto la ejecución de Harsh Noise

¿Por qué Harsh Noise y no, por ejemplo, piano o pop electrónico? Porque, a diferencia del piano o incluso del electropop, aquí NO hace falta saber NADA de música: mi caso, sin ir más lejos. El Harsh Noise de hoy en día (exceptuando un par o tres de honrosísimas excepciones) es el equivalente a la pintura informalista de finales de los años 80 o, más recientemente, esa bonita manía de pegar plastotes de acrílico sobre fotografías (ajenas) como quien caga por la ventana para luego pintarles dientecitos y cosas. Garabatos, rayajos de plastidecor y/o ceras escolares sin ton ni son... Todo vale. ¿Más ejemplos? Hacer acuarelas de mierda, calcar, pintar como una vieja chocha de Albacete y, aún así, ir colando tus mierdas por ahí. Eh, y con la cabeza bien alta, a la espera de alguna entrevista o algo. Ya sabéis: #art.

Así las cosas (y tal como está de saturado el panorama "pictórico" en esta bella ciudad mediterránea), he decidido que lo mío, a la hora de meter las putas narices donde no me llaman, va a ser la "música electrónica extrema". Porque es complicado verle el plumero, entre otras cosas: en núcleo duro de este tipo de "composiciones" es ya de por sí TAN CHUNGO, que toda derivación hacia lo "bueno", "lo malo" o "lo peor" pierde fácilmente su rumbo por entre senderos pantanosos, opacos y harto choteables. Y también, por qué no, porque su violencia intrínseca y potencial suficiente como para joderle de por vida los tímpanos a la parroquia son, como podréis entender, valores que aprecio y no paso por alto.

En resumen, y sin alambrarme más en retóricas del odio (las cuales acabarán —muy, muuuuy seguramente y como siempre— en agua de borrajas): aquí os dejo con mi flamante primer LP titulado ONLY DOLOR.

Con cascos mola más, os lo aseguro. Sin lugar a dudas, ONLY DOLOR viene a ser una de las peores mamarrachadas con la os hayáis topado jamás. Vive dios que no se lo salta un torero. 

Que lo (a)disfrutéis.


Y aquí, la contraportada con su correspondiente tracklist. Todo muy profesional, como podéis ver.





martes, 27 de enero de 2015

10 MILLONES DE LUNES


Tinta china y cera sobre papel. 46x32,5 cm. 2015.

El ASCO es más de lo mismo, siempre. Aún sabiéndolo.
También el dibujo.


miércoles, 21 de enero de 2015

QUÉ, DURANTE OCHO O NUEVE PARADAS DE METRO (parámetros variables según el día y la hora). 3 POEMAS.


"Barba es alegría". Tinta y ceras sobre papel. 32,5x46 cm.
_______________

HISTORIA

Nos conocimos
y luego
           pasaron algunos años
                        algunos murieron
                                                    y al final se nos pasó
el dolor
y los años
                como hijos que casi no fueron
porque por si
                     fuera poco ni siquiera
                                       nos dimos cuenta

traicionados lo justo
y tampoco nosotros
nos libramos
                    —dicen—
                                     de la primera piedra.

A parte de eso
poco más
si acaso vimos
                        cómo funcionan por dentro
                        los cambios, todos
nos quedamos
                       pequeños
cuando creíamos que
los pequeños
                     eran otros

mucho después
—según entendimos nuestro tiempo
ya no
         no pudo ser lo mismo sobre
                                             el termitero
                                             que fuimos

(todo lo dicho, la energía
que aún nos mantuvo despiertos
algunos minutos
                          tras empezar a digerir la cena):

una mala hierba
                          que no supo
                                              ni pasar desapercibida.

______________________


RECORRIDO

(Es)
      un paseo
                   
inundar
la única salida que
                             de los elegidos tiembla
                             y sube
                                       y baja

                             sin moverse del sitio.

______________________


TRES PERROS O MÁS

Me
    he muerto
                    de mentira

aún así sé que

tres perros o más
serán
         (no)
              están siendo
                                  mi tumba

de verdad y acabarán
por cagarme
con toda la paz
en
    sus tres o más
                          corazones,
donde
                            no saben
(aún                                   qué es) mentir. 


domingo, 18 de enero de 2015

SOBRE LA CAPACIDAD DE AMAR Y SER AMADOS





A veces, nuestra capacidad de amar —y ser amados— puede transformarse en una pequeña bola de grasa negra.

Es importante, tanto para uno mismo como para los demás, tener MUY claro que el amor (a diferencia de las drogas duras, las bicicletas elípticas, los foulards y los rotuladores permanentes) es ESO y nunca otra cosa, es lo que precisamente ha de salvarnos de las drogas duras y/o las bicicletas elípticas, de llevar foulard en público y/o volvernos adictos al aroma que desprenden las puntas de algunos rotuladores permanentes (que, como todos sabemos, no vienen de donde dicen ellos que vienen). Nuestra capacidad para "darnos al completo", de forma desinteresada y con la actitud propia de quien vive en una primavera permanente: eso, entre otras cosas, es amar.
      La predisposición, como en todo, es importante. De ahí proviene la capacidad. Cuanto más predispuestos nos hallemos, más ampliamente se desplegará el espectro de nuestra capacidad.

Pero, a veces —y nada tiene que ver que uno esté limpio por dentro o se vea de pronto atenazado por una jauría de dudas razonables o que pierda por completo la memoria tras una caída seria—, a veces nuestra capacidad de amar y ser amados puede transformarse en una pequeña bola de grasa negra, palpitante, caliente, viscosa, de tacto mórbido y que, además, flota.

Al principio, puede que incluso llegue a caer simpática. Como cuando uno ve a un perro de otra persona hacer cosas de buen perro, y de pronto ese perro se acerca a uno como si se conocieran de toda la vida, pero no. Dicha bola de grasa negra, dado que (parece que) respira y en su pálpito podemos reconocer ese hálito de vida tan propio de seres que bombean, puede llegar a "sensibilizarnos" en éste nuestro momento más flaco. Sin razón aparente, nuestra capacidad de amar y ser amados se ha desprendido de nosotros como si fuera un tumor líquido que, por un proceso parecido al de la osmosis, ha conseguido filtrarse de dentro hacia fuera como si nuestra carne y piel fueran una rejilla o un colador. Cuando esto está pasando, el espectáculo es francamente REPUGNANTE. Uno siente como si le hubieran arrancado de dentro algo harto importante, un órgano vital más relacionado con el alma que con cualquier armazón carnal.
    Pero, sin embargo, al verla ahí respirando y palpitando y haciendo como que nos mira a pesar de no tener ojos ni nada que se le parezca, puede llegar a despertar en nosotros un sentimiento de condescendencia. Cosa que NO, NO NOS CONVIENE EN ABSOLUTO.

Pronto uno descubre por qué: esa pequeña bola de grasa negra, opaca, brillante como si la hubieran barnizado con vaselina en gel, así tan adorable y gelatinosa como se nos muestra, no tardará en empezar a devanear violenta y aleatoriamente a nuestro alrededor. Está buscando una salida. Y eso, amigo mío, es porque TE ODIA. Le caes fatal, has de saberlo desde el principio. A partir de aquí, todo gesto afable que puedas percibir de esa bola de grasa negra es, sin duda, un truco malintencionado para hacerte bajar la guardia. Porque uno, tan pronto como se ve privado de la capacidad de amar y ser amado —y, para más inri, dicha capacidad se materializa en un histérico grumo de algo parecido al petróleo crudo, además de saltarse a la torera toda ley física y/o lógica—, uno se siente como si acabara de ser violado por una docena de mandriles. Por turnos. Uno siente como, mandril tras mandril, sus orificios corporales pierdieran paulatinamente toda esa dignidad que tanto costó aunar en su día. Desgraciadamente, esta sensación de suciedad y doliente dilatación suele ser permanente en la mayoría de los casos. Una pena, cierto es. Pero más nos vale, llegados al presente punto, empezar a asumir la situación tal y como viene. Y, por supuesto, obrar en consecuencia.

Pueden pasar dos cosas: o que uno se encuentre en una habitación cerrada (situación óptima, teniendo en cuenta el funesto carácter general del asunto) o bien, por la razón que fuere, uno se encuentre al aire libre (situación altamente comprometida). Vamos por partes. 

En una habitación cerrada, lo más lógico será intentar darle caza como si de una alimaña se tratara. Si bien es cierto que las alimañas no vuelan mucho, esa bola de grasa negra que fue nuestra capacidad de amar y ser amados se encontrará con los naturales límites arquitectónicos del aposento. Presa de los nervios, acorralada y sin posibilidad de huir, lo más probable es que nuestra capacidad de amar y ser amados intente asfixiarnos con su propia masa corporal. Vendría a ser como si alguien te lanzase a la cara una enorme bola de tocino hirviente. La diferencia es que, por un lado, nadie te tira nada: es el propio tocino el que te busca las vueltas. Por otro, el tocino suele ser translúcido, mucho más poroso que la sustancia base en la que se ha convertido nuestra capacidad de amar y ser amados. Nos encontramos ante una materia muy poco común, de alta densidad y con la capacidad de producir y emitir calor: al contacto, es capaz de multiplicar por 600 la temperatura propia de un objeto conductor. Si esto sucede sobre un ser vivo —TÚ, por ejemplo—: lo más probable es que sufras quemaduras más allá del primer grado bajo donde haga ventosa tu capacidad de amar y ser amado. Procura protegerte cara y cuello. Gusta de atacar zonas blandas, igual que las ratas. Pero su objetivo no será per se abrasarte la piel, sino acabar contigo de una forma —si cabe— más permanente. A estas alturas, tu capacidad para amar y ser amado solo entiende una cosa: o ella, o tú. Harías bien en hacer lo mismo. No la recuperarás, pero ahí aún tienes la oportunidad de resarcirte. Siempre, claro está, que no caigas antes.  

Si, por el contrario, todo este engorroso incidente se sucede en campo abierto, lo más seguro es que nuestra capacidad de amar y ser amados huya en dirección diametralmente opuesta a nosotros. No porque no quiera hacernos daño (de hecho, dañarnos físicamente es lo que probablemente más desea en el mundo), sino porque prefiere perdernos de vista a enfrentarse directamente. Tanto es su odio hacia quien antaño hubiera hecho uso de ella, que su objetivo primordial es el desapego total y permanente.
      De poco va a servir que intentemos perseguirla. No solo porque su ingravidez de inmediato nos pondría en evidencia; nuestra capacidad de amar y ser amados, una vez asume su forma en el exterior, puede aumentar y disminuir su volumen a voluntad si se halla en el hábitat correcto. O, mejor dicho, si no se halla en un hábitat del todo incorrecto. Esto es, un cuarto cerrado.
      Así las cosas, lo más normal es que, tras marcarse unas cuantas elipses de reconocimiento, desaparezca de súbito frente a los ojos de uno. Pues bien conocida es la manera más propia que tiene nuestra capacidad de amar y ser amados para tomar ventaja: desaparecer a ojos vista. No deja de estar: solo es que esa viscosa masa negra que hace un momento pululaba tan vistosamente ante uno y su tamaño podía compararse con el de una pelota de voleibol, en décimas de segundo éste se reduce al de la mitad de una mota de polvo estándar. Eso sí, su odio hacia uno NUNCA mengua, solo crece y crece exponencialmente desde el primer instante en que vio la luz del sol.

A modo de conclusión: déjemoslo estar. Como en muchas otros asuntos de la vida, aquí solo hay una resolución posible. Atiende las quemaduras, intenta no pensar en los mandriles. Come algo caliente, con sustancia. Bebe mucha agua, o lo que te guste beber. Rellenar de nuevo el cojín es un muy digno primer paso. Cuando antes comprendas, mejor.

Y cómprate tu propio perro, aunque sea solo por disimular.